¿Qué cubre un seguro de decesos?

Un seguro de decesos es un contrato de seguros que cubre los gastos del sepelio, además de traslados, repatriación y otros gastos asociados a un entierro. Pero además, y como ventaja, el seguro se encarga de todas las gestiones tanto legales como de la tramitación de documentos asociados al fallecimiento.

Es de las pocas pólizas de seguro que el asegurado va a usar en todos los casos.

El hecho de tener contratada una de estas pólizas garantiza a los familiares de las personas fallecidas no tener que hacer frente a ningún tipo de gasto y a olvidarse de las gestiones burocráticas, ya que el personal de la compañía se encargará de todo.

El precio de este tipo de pólizas es muy variable y depende de la edad a la que se contrate la póliza. Para una persona de entre 30 y 40 años el precio puede ser de entre 3 o 4 euros al mes.

Hay seguros incluso para personas de avanzada edad, aunque lógicamente la prima será superior.

Principales coberturas en Seguros de decesos

  • Servicio funerario: incluye recogida en el lugar del fallecimiento, todos los trámites legales, publicación de esquelas, traslados, funeral, coronas y coches.
  • Enterramiento o incineración
  • Libre elección de cementerio
  • Traslados a cualquier cementerio dentro del territorio nacional
  • Gastos y gestiones de repatriación
  • Tanatorio
  • Lápida y nicho (o sepultura)
  • Servicios posteriores: gestión de documentos y trámites como declaración de herederos, etc.

El eterno debate sobre este tipo de pólizas es siempre si compensa el coste. Los detractores de este tipo de seguros aseguran que el coste medio en España de un entierro es de unos 4.000  euros y que el coste del seguro puede llegar a ser muy superior.

Los defensores hablan de que el coste es superior si el asegurado muere con 90 años, pero nunca sabemos cuando puede ocurrir el deceso. Seguro que hay personas que tras pocos meses de pago de la póliza han fallecido.

Por otro lado tampoco podemos saber ni cuando ni cómo ocurrirá un fallecimiento, si una persona muere lejos de casa (incluso en otro país) el coste y las gestiones de repatriación y traslados pueden ser elevadísimos, casi inafrontables para cualquier familia. Si esto ocurre el coste no será de 4.000 euros, sino muy superior.

La ventaja incontestable es que el asegurado no será una carga financiera extra para su familia, independientemente de las circunstancias o lugar del fallecimiento.

Prácticamente todas las compañías tienen este tipo de pólizas en sui cartera, algunas están muy especializadas como Divina Pastora, para escoger la mejor opción hay que tener claras las coberturas que necesitamos. Una persona mayor que no va a salir nunca de su localidad necesitará unas coberturas menores que las de una persona más joven y que le gusta viajar por países fuera de España.

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Consejos y Normativas, Seguros de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Aseguradoras online