10 cosas que debes hacer antes de contratar un seguro

contratar seguro onlineLa mayoría de la gente (por pereza básicamente) no suele comparar los productos que compra o los servicios que contrata. Suele fijarse simplemente en el precio, compara precios, mira qué descuentos u ofertas pueden satisfacerle en mayor medida y se lanza a la piscina. Y no solo hablando de seguros, sino en cualquier otro aspecto de su vida cotidiana. Pero hay que estar un poco más atento a lo que nos rodea porque cuando queremos darnos cuenta ya es demasiado tarde. Así que antes de contratar el seguro que quieres o necesitas, sea cual sea, hay muchas cosas que hacer y que mirar.

Por ello vamos a comentarte las 10 principales cosas a las que tienes que prestar atención antes de que llegue el momento definitivo de la contratación, sobre todo porque una vez que lo hagas no hay marcha atrás (no hasta un plazo de tiempo antes del vencimiento del contrato del seguro).

1. Antes de contratar cualquier tipo de seguro has de saber lo que necesitas. Es importante que sepas no solo el producto que necesitas sino las características específicas y condiciones que va a cubrir. No es lo mismo contratar un seguro de coche a todo riesgo que uno a terceros, ni tampoco es igual contratar un seguro de vida que un seguro de salud. Hay muchos tipos de seguros y dentro de ellos muchos productos distintos. Estudia, piensa, analiza y conoce tus necesidades para poder encontrar el seguro que se adapta a ellas (y no al revés).

2. Conoce y compara ofertas. Antes de contratar cualquier seguro, has de conocer las ofertas que hay en el mercado y compararlas. No basta con comparar precios sino que hay que pararse en todos los detalles para conseguir aquel seguro que más se adapte a las propias necesidades y al presupuesto con que se cuenta, pero sobre todo el más completo de acuerdo al precio pagado por él. El mejor seguro no siempre es el más caro ni el de la compañía más conocida. ¡Estúdiate las cláusulas y las coberturas!

3. Conoce las condiciones de cada oferta, especialmente de la que consideras te vas a quedar. Conoce todos los detalles de las ofertas y promociones de seguros que hay en el mercado dentro del tipo de seguro que necesitas, pero sobre todo de aquellos seguros entre los que estás dudando. Mira si tienen todo lo que te hace falta y averigua si hay algo que se podría mejorar. Léelo todo, hasta el más mínimo detalle, y haz una valoración general. Elige aquello que te cubra todo lo que necesitas.

4. Negocia. Después de haber elegido el seguro que más se adapta a tus necesidades, o aquel que se ajusta a tu presupuesto, puedes intentar negociar con la empresa, entidad o corredor las mejores condiciones. Es posible que te hagan un mejor precio o que te ofrezcan algo a mayores o simplemente que añadan algo que quieres tener si les presentas otros presupuestos similares de la competencia. Ante todo, inténtalo, el “no” lo tienes antes de empezar.

5. Averigua en qué condiciones no estarás asegurado. Es necesario que sepas cuáles son las condiciones por las que te pueden negar protección o asegurar, que las hay. Debes hacerlo tanto en las condiciones generales en las que no cubre ningún seguro como aquellas que no cubre el producto contratado. Piensa si hay algún otro producto que cubra algo que te interesa.

6. Lee y pregunta sobre opiniones de otros asegurados. Antes de contratar un seguro, deberías conocer cuáles son las opiniones de los otros asegurados. Mira si están satisfechos, en qué condiciones están y qué aspectos tienen cubiertos, cuáles son las quejas existentes y cómo se han solucionado, etc. Ten muy en cuenta las opiniones de otros asegurados, pero siempre haciendo una valoración general de todas ya que puede haber algunas que no sean reales. Internet es una fuente inagotable de recursos en este sentido.

7. Lee atentamente la póliza. Si tienes cualquier duda sobre alguna cosa o incluso por los términos utilizados no dudes en preguntar, en informarte, e incluso en contactar con un experto si no tienes la total seguridad de todo lo que vas a firmar. Pero sobre todo es muy importante que lo leas y comprendas todo, incluso la letra pequeña.

8. Si hay alguna modificación al revisar la póliza o negociar con la entidad, hay que solicitar que esto se presente por escrito. Todo debe quedar por escrito, ya que después si sucede algo no puedes reclamar porque no hay nada que lo demuestre.

9. Piensa nuevamente ¿Es esta tu mejor opción o has dejado atrás una mejor por cualquier razón? Deja al menos uno o dos días para tener una nueva perspectiva y poder reflexionar.

10. Lleva toda la información y documentos que necesites. Así no tendrás que volver varias veces a la oficina de la compañía y agilizarás los trámites. Podrás asegurarte desde el primer momento y sin complicaciones. Si lo haces incluso en el momento de la negociación mucho mejor, ya que se contará con más datos con los que negociar. Si por ejemplo vas a contratar un seguro de coche online puedes llamar para asegurarte que la compañía ha recibido toda la documentación y no hay ningún problema.

En esta vida hay que ser previsor, y más cuando se trata de asegurar un bien o incluso a ti mismo. Las cláusulas que firmas son las que van a dictaminar en un futuro si recibes o no el trato que esperas de una aseguradora.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Consejos y Normativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Aseguradoras online