Qué es una póliza: entendiendo los seguros

Una póliza de un seguro es un contrato suscrito entre el asegurado, también llamado tomador del seguro, y la compañía aseguradora, en el cual se establecen todas las condiciones, coberturas y cláusulas pactadas por ambas partes. A partir del momento de la firma, se genera una póliza que tiene carácter legal donde se definen los derechos y obligaciones tanto del asegurado, como de la aseguradora y del beneficiario.

En dicha póliza se recogen una serie de elementos formales que sirven para definir con exactitud el alcance del contrato del seguro, las coberturas de ese seguro, quiénes son los beneficiarios, la prima y las compensaciones en caso de siniestro. Y aunque todos más o menos sabemos lo que es, no todo el mundo sabe cómo leerlas y cuáles son los derechos y obligaciones de ambas partes.

Vamos a intentar describir todos los detalles de este documento tan importante, ya que lo más probable es que todos tengamos uno o más seguros suscritos:

Las partes contractuales de una póliza

Todas las pólizas constan de tres partes:

Condiciones generales

En las condiciones generales de la póliza se detallan las normas generales que rigen la relación entre las partes. Suelen contener una serie de cláusulas en las cuales se detallan todos los elementos del seguro. Entre las más importantes están:

  • El objeto del seguro, donde se detallan qué se va a asegurar. Por ejemplo, en un seguro de coche, el objeto asegurado será el vehículo, mientras que en un seguro de vida, será una persona y en un seguro de hogar, la propia vivienda o los elementos que se incluyan. En algunos casos, se requerirá algún dato que permita justificar su identificación de forma unívoca.
  • Tipos de riesgos asegurados. Son todos los riesgos que quedan asegurados, como un incendio en el seguro de hogar, el fallecimiento en el caso de un seguro de vida o un golpe en el caso de un seguro de coche.
  • Riesgos excluidos. Son todos los riesgos que no queden contemplados en la póliza y no estarán asegurados y, por tanto, no darán derecho a compensación. Por ejemplo, una póliza puede detallar explícitamente que las inundaciones no serán objeto de cobertura dentro de ese sentido.
  • Forma de notificación del siniestro. En este apartado se detalla la forma de notificar el siniestro a la aseguradora, ya sea telefónicamente, a través de email, burofax, etc.

Condiciones particulares

Mientras las condiciones generales son comunes a la mayoría de seguros del mismo tipo, en el apartado de condiciones particulares se establecen las condiciones individuales que dependen de las circunstancias del asegurado. Por ejemplo:

  • La identificación de las partes, donde se detallan quiénes son el tomador del seguro, el beneficiario en caso de que sea diferente y la compañía aseguradora, además de otros agentes que pudiesen intervenir en el acto del seguro.
  • La duración de la póliza y a partir de qué momento es renovable o se cancela el contrato de seguro. Los siniestros que tengan lugar durante este período y que cumplan las condiciones de la póliza darán derecho a compensación, mientras que uno que tenga lugar un día antes del inicio o un día después del vencimiento, no quedarán cubiertos por el seguro.
  • La prima a pagar, que normalmente se realiza de forma periódica (anual, semestral, trimestral, mensual,…), y cuyo pago debe realizarse de acuerdo a lo recogido en el contrato de seguro.
  • La compensación en caso de siniestro, donde se detallan las cuantías y baremos a aplicar según el tipo de siniestro y fijar cuánto les corresponde a los beneficiarios. Normalmente, esto depende no solo de las condiciones pactadas o de la contingencia, sino también del valor de lo asegurado; por eso es tan importante una tasación correcta del bien que se va a asegurar.

Condiciones especiales

En este último punto se concretan algunas particularidades que no están recogidas en ninguno de los dos puntos anteriores. Normalmente, esto se hace de común acuerdo entre las partes o por imperativo legal. Entre las condiciones especiales más habituales, se detallan aquellas que tienen que ver con la renovación o cancelación del seguro, muy importantes en caso de que queramos acogernos a cualquiera de ellas.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Consejos y Normativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Aseguradoras online