¿Qué es el seguro de protección de pagos?

Éste es seguramente uno de los productos más controvertidos que podemos encontrar en el mercado, no por el producto en sí, sino porque suele ir asociado (por imposición) a la mala experiencia que supone, a posteriori, la contratación de una hipoteca. Como ya sabemos, al financiar de esta forma la compra de un piso, el banco suele vincular todo tipo de seguros a nuestra hipoteca para aprovecharse de una situación de indefensión que roza la legalidad. Pues bien, junto al seguro de hogar, seguro de vida y otros que nos quieran endosar, últimamente (aprovechándose de la situación de crisis que azota al mundo) suelen incluir lo que conocemos como el seguro de protección de pagos.

seguro protección pagos

La teoría es, como siempre, muy buena … ¿te has quedado sin trabajo y no puedes hacer frente a la hipoteca? pues “en teoría” el seguro te cubre el pago, y lo mismo con todo tipo de situaciones como una baja por enfermedad, incapacidad laboral o incluso por fallecimiento. Para el tomador del seguro representa un alivio el saber que cuenta con la seguridad de que la cuota de dicha hipoteca seguirá siendo satisfecha gracias al seguro de protección de pagos. ¿Y el banco? el banco se asegura de esta forma que aunque su cliente se quede en el paro, éste seguirá pagando la financiación contratada gracias al seguro.

La presión que puedes sufrir a la hora de contratar un producto financiero en la banca tradicional es tanta que solemos aceptar cualquier imposición que nos hagan sin tener en cuenta qué nos están vendiendo, así, las condiciones de un seguro de este tipo que podrían ser beneficiosas, se quedan en unas coberturas que sólo suelen satisfacer al que lo está negociando. Por miedo a perder la oferta financiera que nos hacen no comparamos con otras aseguradoras, ni siquiera nos informamos sobre este tipo de productos u otros similares para ver qué coberturas incluyen; entonces, en el momento de, por necesidad, tener que utilizar este tipo de seguro es cuando vienen las sorpresas. Desagradables, por supuesto.

Ante la posible contratación de un seguro de protección de pagos, deberíamos fijarnos siempre en una serie de puntos en los que normalmente se intenta restringir el pago indemnizatoria a base de carencias y de supuestos no incluidos. A tener en cuenta:

  • Revisa los periodos de carencia, la mayoría de estos seguros tienen un periodo de carencia largo, si contratas dicha póliza y quedas incapacitado para pagar las cuotas que deberías … el seguro no lo cubrirá si estás dentro de dicho periodo de carencia.
  • Carencia entre siniestros o accidentes laborales, donde se establecen las situaciones y periodos en los cuáles podremos aprovecharnos de la póliza contratada, normalmente  son 12 meses seguidos o 24 alternos.
  • Es importante revisar también la cuantía asegurada, ya que por defecto es limitada y nos tocará abonar parte de la cuota que tenemos contratada.
  • Periodo de cobertura, la mayoría de seguros no te cubren todo el periodo de contratación de tu financiación, en muchos casos son 5 los años que vas a poder aprovecharte de la compensación económica que te toca. Averigua por cuanto tiempo estás contratando.
  • Cuando hablamos de incapacidad de satisfacer la cuota acordada por desempleo, debes ser consciente de que la mayoría de pólizas no admiten como causa para cobrar la indemnización los siguientes supuestos: baja voluntaria, despido procedente, despido improcedente sin derecho a cobrar paro, jubilación o pre-jubilación.
  • Por incapacidad laboral quedan excluidos también los siguientes supuestos: embarazo, parto o maternidad, enfermedades como el estrés o la depresión, enfermedades que ya existieran por informes médicos antes de la contratación del seguro, accidente mientras se practica algún deporte, entre otros supuestos similares.
  • En cuanto al fallecimiento también tenemos excepciones como por ejemplo que la muerte no sea a causa de un suicido o por una enfermedad reconocida anteriormente.
  • Si estás tratando de contratar un producto financiero a través de tu banco y la imposición de un seguro de este tipo es inamovible léete bien el contrato, no sería la primera vez que éstos van ligados al producto y al darlo de baja puedan penalizarte en un incremento del tipo de interés.

Las condiciones a la hora de contratar una póliza de este tipo difieren mucho de quién la esté emitiendo, no es lo mismo cuando el banco te está endosando un producto que no quieres que asesorarte mediante un corredor de seguros profesional que te asesorará según tus necesidades. Es por ello que no podemos precipitarnos a la hora de firmar documentos simplemente por miedo a perder las condiciones de financiación que nos han ofrecido. Como siempre decimos en este blog: busca, compara y decide.

 

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Seguros de préstamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Aseguradoras online