Seguro de vida asociado a la hipoteca

El seguro de vida asociado a un préstamo hipotecario es una póliza que cubre la deuda del préstamo en caso de fallecimiento o incapacidad de la persona hipotecada. Aunque según la Ley este seguro no es obligatorio la mayoría de los bancos lo exigen para la concesión del préstamo, además de ser un seguro recomendable.

seguro de vida hipotecarioHay que destacar que ni es legalmente obligatorio ni es necesario contratarlo con el banco. Se podría contratar con otra compañía aseguradora, aunque las entidades siempre intentarán que lo hagamos con ellos.

Es una póliza de protección de pagos, mediante la cual el banco se asegura el cobro en caso de deceso y la persona tomadora del préstamo asegura que sus herederos podrán heredar el bien inmueble sin cargas. En este sentido parece razonable tener este tipo de coberturas.

En la mayoría de los casos además del fallecimiento se suele incorporar la incapacidad permanente, ya que si una persona por cualquier circunstancia (un accidente, por ejemplo) queda incapacitada para trabajar, y por tanto generar ingresos, difícilmente podría hacer frente a las cuotas de la hipoteca.

Tipos de seguro de vida hipotecarios

Aunque la lógica nos puede hacer pensar en un tipo de seguro único mediante el cual se cubre la cantidad pendiente del préstamo, esto no es así. En realidad cada banco lo hace de manera diferente y los tipos de póliza son diversos en función de los plazos. Lo normal es que sea una prima anual que debe recalcularse cada año, ya que de un año a otro el capital pendiente (que será el que aseguremos) disminuye, pero la edad de la persona aumenta, y por tanto la posibilidad de fallecimiento aumenta.

Los principales tipos de póliza que podemos encontrar son los siguientes:

De prima única

En el momento de contratar el préstamo se contrata también el seguro y se paga en su totalidad anticipadamente por un número de años. En este caso lo normal es que no cubra la totalidad de la vida de la hipoteca. Normalmente se cubren los primeros años que es cuando más dinero se bebe, generalmente 10 o 15 años.

De prima mensual

Aunque no es normal pagar mes a mes, en este caso es una práctica que a veces usan los bancos, así nos cobran cada mes dentro de la cuota hipotecaria la parte correspondiente al seguro.

De prima anual

Es el más normal, una vez al año se paga el precio. Cada año se revisa el coste en función del capital pendiente y de la edad del asegurado.

Dentro de las tres fórmulas anteriores hay que diferenciar otros dos tipos más en función del capital:

De capital total

En este caso la cantidad sería constante en el tiempo y coincidiría con la cantidad inicial prestada por el banco. Si por ejemplo fuesen 150.000 euros siempre sería esa cantidad. La ventaja es que el banco sólo se quedaría con la cantidad pendiente y el resto lo cobraría el asegurado o sus herederoos. Si por ejemplo en el momento del fallecimiento se deben 100.000 euros al banco los herederos recibirían la diferencia, en este caso 50.000 euros.

El inconveniente es que cada año será más caro por la circunstancia de elevarse la edad del asegurado y por tanto el riesgo.

De capital pendiente

En este caso el seguro se actualiza cada año en función de la deuda pendiente con el banco. Al ser el capital asegurado cada vez menor el coste bajará, aunque al subir el riesgo de la edad se irá compensando, pero al menos el precio permanecerá estable a lo largo de los años.

La ventaja de este sistemas es que si el tomador hace amortizaciones parciales a la hora de revisar la póliza cada año bajará la prima y por tanto su coste.

Individual o compartido

Por último conviene destacar otra peculiaridad a tener en cuenta y es si el bien inmueble es comprado por más de una persona. Es algo habitual comprar un piso con la pareja y debemos conocer en ese caso como se calcula el seguro.

Si hipotecamos una vivienda en pareja, por norma general el capital asegurado se divide al 50% y el banco nos hará dos seguros de vida, cada uno de ellos con un titular y un prima diferente en función del sexo y edad del tomador.

Eso quiere decir que si una de los dos miembros de la pareja muere el seguro cubrirá el 50% de la hipoteca pendiente. La otra mitad del préstamo seguirá viva y a cargo del otro miembro de la pareja.

Esto conviene tenerlo muy presente, ya que aunque este sistema pueda interesar a muchas personas quizá otras prefieran cubrir el 100% en caso de fallecimiento o incapacidad de uno de los dos miembros de la pareja. Pensemos en una pareja que firma una hipoteca y uno de los miembros trabaja fuera de casa y el otro se encarga de la familia y el trabajo doméstico, si muriese la persona que genera ingresos la otra quedaría con un 50% de hipoteca pendiente y con muchas dificultades para poder pagar las cuotas.

Aunque ambos miembros trabajen puede ocurrir que en el transcurso de los años uno de los dos acabe en paro o decida dejar de trabajar por causas familiares. Por eso esta posibilidad de aumentar la póliza del 50% al 100% debe ser tenida en cuenta, si el precio se encarece demasiado podemos optar por coberturas intermedias de por ejemplo el 70% u 80% del capital prestado.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Consejos y Normativas, Seguros de préstamos
3 comentarios sobre “Seguro de vida asociado a la hipoteca
  1. Rossy dice:

    Cuando el seguro paga el importe asegurado por fallecimiento .esta asegurado el 0,1 % de lo que adelanta el seguro ?
    Gracias

  2. gloria dice:

    mi esposo falleció tenia la casa hipotecada tenia un seguro pagaba una prima pero se atraso en unos pagos de la hipoteca que puedo hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Aseguradoras online