Seguro para embarcaciones de recreo

Aunque muchos nos creemos que las embarcaciones de recreo son para el verano, la verdad es que el verdadero amante del mar las utiliza todo el año. No obstante, sí es verdad, que durante la época estival apetece mucho más salir a navegar que en invierno. Claro que en este caso deberíamos distinguir entre los que utilizan su embarcación de recreo a motor de los que la utilizan para navegar a merced del viento. Son dos estilos de navegación totalmente diferentes que dan pie a un mismo tipo de seguro, sea de recreo o deportiva a motor. El seguro aquí descrito exceptúa las embarcaciones destinadas a alquiler, lanchas neumáticas y motos acuáticas, que entrarían dentro de otra categoría (y que en otro artículo nos encargaremos de detallar).

seguros nauticos

Al igual que ocurre con los vehículos a motor que circulan por nuestras carreteras, en los seguros que podemos encontrar para embarcaciones de recreo existe el seguro obligatorio a terceros ampliable a una especie de seguro a todo riesgo que cubre no sólo los daños a terceros sino también los de la propia embarcación (entre otras muchas cosas).

En este caso las embarcaciones que están obligadas a contratar este tipo de seguro son:

  • todas las embarcaciones propulsadas a motor (incluso las motos acuáticas)
  • del resto de embarcaciones, sólo las que tengan más de 6 m. de eslora
  • las embarcaciones extranjeras que naveguen por aguas españolas

Digamos entonces que, de acuerdo a las necesidades de los usuarios de este tipo de embarcaciones, podríamos definir el seguro de embarcaciones de recreo en 3 tipos de productos que la mayoría de compañías aseguradoras importantes o especializadas podrán ofrecerte:

  1. Modalidad Básica: incluye las coberturas mínimas y obligatorias que se necesitan para cumplir con la ley, en este caso la Responsabilidad Civil obligatoria, aunque muchas de ellas incluyen además asistencia jurídica y fianzas.
  2. Modalidad Básica + Plus: además de las coberturas mínimas suelen incluir otras como la Responsabilidad Civil Voluntaria (con dos opciones de suma asegurada),  reclamación de daños con adelanto de indemnizaciones, remoción de restos., cobertura de accidentes personales de los ocupantes, reembolso de gastos de remolque en el mar, asistencia en tierra, etc. Incluso muchas pólizas permiten contratar una a una estas opciones para así poder ahorrar en las partidas que crees que nos vas a amortizar.
  3. Modalidad Premium: Además de la RC Obligatoria, RC Voluntaria, Asistencia Jurídica
    y Fianzas se pueden contratar otra serie de riesgos como pérdida total + remoción de restos, robo, daños parciales, efectos personales, ampliación actos socio-políticos, etc, además de contratar una póliza especial para destinos internacionales, donde la legislación de cada país es diferente y obliga a ciertas obligaciones.

En cuanto al tema de las franquicias normalmente se pueden contratar a voluntad, sin franquicia, con franquicia del 0,25% sobre el valor asegurado, 0,50% o el 1% (normalmente esto se da en las pólizas de modalidad premium).

Para ayudarnos a ahorrar en el seguro de nuestra embarcación, hay compañías que nos permiten delimitar el ámbito de uso de ésta, por ejemplo tanto en agua salada como para embalses, lagos, ríos, etc. Así como delimitar el uso a espacios nacionales o internacionales, e incluso participación en regatas en aguas nacionales.

Etiquetado con: , , , , , ,
Publicado en: Seguros náuticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Aseguradoras online