Seguros médicos para perros y gatos

En una sociedad avanzada y cosmopolita como en la que estamos inmersos, cada vez es más habitual encontrar seguros especializados para todo tipo de situaciones. Si hasta ahora era más o menos curioso encontrarnos con seguros de responsabilidad civil para mascotas (como nuestro anterior artículo sobre seguros RC para perros potencialmente peligrosos) ahora algunas compañías, todavía muy pocas, han dado un paso más allá en las coberturas que ofrecen a sus clientes.

seguros para perros

Así, al igual que las personas podemos contratar un seguro médico que cubra nuestras necesidades en el campo de la salud personal, ya sean los gastos de intervención quirúrgica o simplemente los de una visita a un especialista, ahora podemos hacer lo mismo con nuestras mascotas (en este caso perros y gatos). Como todo ser vivo, nuestras mascotas tienen también necesidades médicas que deben ser satisfechas por un propietario responsable. Tener una mascota acarrea unas obligaciones que deben ser tenidas en cuenta ante accidentes, robo o pérdida del animal (además de las propias necesidades médicas de la mascota en cuestión).

¿En qué consiste un seguro médico para mascotas?

El funcionamiento de dicho seguro es similar al de cualquier seguro médico que podamos contratar para nosotros, la llamada “Mútua“. Mediante el pago de una cantidad fija al mes los gastos médicos derivados del veterinario serán satisfechos por la compañía aseguradora siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos. Normalmente nos dejarán escoger entre un seguro básico u otro más completo con el fin de que podamos adaptar el gasto a nuestras necesidades (y a las del animal).

¿Qué cubren los seguros médicos para mascotas?

Normalmente, según la compañía a la que vayamos a consultar, el grado de especialización que tengan con este tipo de producto y el pago mensual a efectuar, podremos encontrarnos con que este tipo de seguros incluyen las siguientes coberturas:

  • Daños en caso de que nuestra mascota sufra un accidente (abono de los gastos de asistencia veterinaria, consultas, mediacamentos, pruebas, intervenciones quirúrgicas, etc
  • Indemnización por muerte o sacrificio del animal.
  • Robo: indemnización del valor del animal
  • Extravío: reembolso de los gastos provocados por la publicación de anuncios en prensa o radio.
  • Sacrificio: abono de los gastos de sacrificio y eliminación de los restos, sea por accidente, vejez o enfermedad.
  • Estancia en residencia canina por hospitalización con reembolso de los gastos derivados de dicho ingreso.
  • Defensa jurídica y fianzas ante denuncias o juicios
  • Consultas telefónicas
  • La cobertura de la Asistencia veterinaria por enfermedad y accidente (es una de las opciones que suelen contratarse como opción de póliza ampliada).

¿Qué condicionantes existen ante la contratación de un seguro médico para mascotas?

Como en todos los productos de seguros existen también condicionantes que limitan la contratación de este tipo de seguro y, en este caso, dichas condiciones normalmente son las siguientes:

  • Tanto perros como gatos deben estar identificados con su microchip e inscritos en el registro oficial que les corresponda.
  • Deben tener la cartilla sanitaria y el calendario de vacunaciones al día
  • Las edades normalmente deben oscilar entre 3 meses y diez años
  • Que sus actividades sean como meros animales de compañía (no cazadores ni deportistas)

Además de estos condicionantes también existen otro tipo de factores que podrán inclinar la balanza hacia un precio superior o inferior a la media. Algunos de estos condicionantes serán la raza (hay algunos perros mucho más propensos a enfermedades alérgicas como el Bulldog Francés o el West Highland Terrier, o a la displasia como el Pastor Alemán) combinada con la edad. Al igual que pasa con los seres humanos, estos factores jugarán en nuestra contra a la hora de pagar una cuota estándar u otra más elevada.

No obstante, las cifras en cuanto a precios de contratación de este tipo de seguros se mueven en una horquilla que va desde los 100 euros anuales y los 350 en los casos de pólizas ampliadas, normalmente los seguros para gatos serán siempre más económicos que los seguros para perros, ya que éstos no son tan propensos a sufrir accidentes ni enfermedades.

Si tienes un perro o gato propenso a visitar la consulta veterinaria este tipo de seguros te pueden ayudar a sobrellevar ese gasto que tienes con tu mascota, los costes asociados a las consultas veterinarias suelen ser elevadas, sobretodo en el momento en que el especialista debe intervenir quirúrgicamente al animal por cualquier enfermedad, quiste, tumor, etc … y la posterior rehabilitación, consultas posteriores, etc. La mayoría de los animales pasan por una intervención de este tipo a lo largo de su vida, así que quizás si empezamos a hacer números veamos que puede salirnos a cuenta asegurar médicamente a nuestro amigo de cuatro patas.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Seguros para mascotas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Aseguradoras online