Seguros para deportes de riesgo (extremos)

Cuando hablamos de deportes de riesgo, extremos o deportes de aventura, enseguida se nos viene a la cabeza la imagen de una persona saltando desde un puente (puenting). Pero la verdad es que deportes considerados de riesgo hay muchos más, e igual de peligrosos. Los amantes de este tipo de deportes como pueden ser por ejemplo el salto en paracaídas, parapente, escalada, mushing, esquí, barranquismo, espeleología, etc son más propensos (como es evidente) a sufrir accidentes que el que practica otro tipo de deportes que entran dentro de los stándares comunes.

deportes extremosFoto original: Alejandro Giacometti distribuida bajo licencia CC

Los practicantes de este tipo de deportes de riesgo también tienen la posibilidad de adquirir seguros acordes a su actividad deportiva, sea como profesional o como simple aficionado a la adrenalina. Normalmente este tipo de seguros van asociados a dos modalidades que son los seguros de viaje y los seguros de accidente, con lo que la póliza para el deportista extremo es, en realidad, una combinación entre ambos tipos de seguro. Además, como en muchas ocasiones la práctica de esta actividad se concentra a unas pocas veces en toda la temporada, existe la posibilidad de contratar dicha póliza solamente por 1 día, unos pocos días, o una semana. Así, en vez de pagar toda una anualidad podemos practicar nuestro deporte favorito de forma eventual y no tener que hacer un desembolso anual demasiado exagerado.

En nuestro país existen multitud de lugares donde practicar este tipo de deportes, pero los practicantes de éstos, suelen ser viajeros consumados en busca de nuevos retos que añadir a su carrera deportiva. Es por ello que un seguro de este tipo, además de cubrir los accidentes que un individuo pueda sufrir durante la práctica de cualquiera de ellos, también cubre cualquier inconveniente o accidente durante el trayecto que se realice para la práctica del deporte en cuestión.

¿Cuáles deberían ser las coberturas para un seguro de deportes de riesgo?

Aunque cada póliza tiene sus propias coberturas, te damos unas pautas mínimas para que el seguro que vayas a contratar sea lo que realmente cubra tus necesidades, sea cual sea tu nivel de “profesionalización” dentro del deporte extremo que vayas a practicar.

  • Gastos médicos y quirúrgicos, sea por enfermedad o accidente derivado de la práctica del deporte extremo contratado: la compañía cubre los gastos ocasionados por la atención urgente “in situ” derivados del accidente o enfermedad que hayas sufrido practicando tu deporte favorito; gastos médicos, hospitalización, medicamentos, etc.
  • Rescate o búsqueda del tomador del seguro: si te pierdes o tienen que rescatarte por culpa de un accidente, una mala caída, etc, el seguro se hace cargo de todos los gastos de dicho rescate o búsqueda.
  • Pago de muletas: es algo que no solemos pensar, pero tras un accidente normalmente acabarás necesitando muletas o silla de ruedas, y no son baratas. La compañía de seguros las paga.
  • Transporte sanitario de heridos y repatriación: en caso de accidente o enfermedad, la aseguradora se hará cargo del transporte sanitario hasta el hospital más cercano a tu domicilio; si estuvieras en un destino internacional se encargarían de la repatriación en un avión sanitario si tu estado fuera muy grave.
  • Desplazamiento de un familiar en caso de hospitalización: en caso de hospitalización por más de 5 días, el seguro suele costear los viajes de ida y vuelta de éste así como (normalmente) los gastos derivados de su estancia.
  • Repatriación por traslado o fallecimiento, incluso de familiares: en caso de fallecimiento la aseguradora se hace cargo de todos los gastos ocasionados, así como el que se derive de los del acompañamiento de familiares para acometer las gestiones pertinentes.
  • Regreso anticipado: si por causas de fuerza mayor, enfermedad o fallecimiento de un familiar de primer o segundo grado, debes regresar a tu destino interrumpiendo el viaje programado, la compañía de seguros se hará cargo de los gastos ocasionados.

Además de estos puntos, muchas compañías tienen coberturas adicionales como pérdida de equipaje y material deportivo así como indemnizaciones por daños o pérdida de los mismos. También, si la práctica del deporte va asociado a un viaje, podemos ver si las coberturas de la póliza contienen algún tipo de indemnización por demoras en la salida de nuestro medio de transporte. Otro punto que le daría valor a la póliza sería el de los gastos de cancelación, donde la aseguradora se hace cargo de dichos gastos por anulación del viaje.

Practicar deportes de riesgo exige un alto compromiso con uno mismo, no sólo somos responsables de nuestra propia integridad, sino que debemos tener en cuenta a todos aquellos que nos rodean, sean personas ajenas a nuestro núcleo familiar, amigos o la propia familia. Practica el deporte que te haga feliz, pero con cabeza, piensa en los demás y se prudente.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Seguros para deportes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Aseguradoras online