Seguros para start-ups y emprendedores

El concepto start-up y/o emprendedor (utilizando el lenguaje patrio) es algo que últimamente está sonando mucho, demasiado, me atrevería a apuntar. Se supone que el término es comúnmente utilizado para aquellos que empiezan un negocio, aunque a los políticos se les llene la boca con la palabra no dejan de ser (normalmente) autónomos que empiezan su andadura empresarial.

emprendedores y start-upsFoto original: Gabriella Levine distribuida bajo licencia CC

Y como todos los inicios suelen ir acompañados de dificultades, malas decisiones (o a veces no tan malas) que marcan un poco lo que será el ir y venir de los negocios de un individuo, las compañías de seguros ponen al alcance de este sector de la población una póliza especial que cubre muchas de las necesidades y “dolores de cabeza” a los que una start-up o un emprendedor tendrá que enfrentarse tarde o temprano. Este tipo de pólizas auguran tranquilidad en los primeros años de vida de la empresa, asumen ciertos problemas comunes al negocio y ayudan a que el empresario se centre más en la idea que en todos aquellos aspectos legales que conforman una empresa, protegiéndole y arropándolo en cierto modo.

Aunque suene un poco surrealista, la crisis económica que llevamos sufriendo y que tanto empleo ha destruido, también ha desembocado en que mucha gente haya decidido capitalizar sus ayudas al desempleo para crear un negocio. Esto da una idea del carácter emprendedor del español, que lejos de lo que muchos se creen, también somos capaces de vencer las adversidades (o al menos de intentarlo).

Son varias las compañías que ofrecen este tipo de seguros para profesionales, de hecho ya redactamos en este blog un artículo sobre los seguros para autónomos u otro artículo sobre seguros especialmente diseñados para directivos de empresa, y realmente el seguro para start-ups o emprendedores no es más que un “mix” de varios tipos de pólizas que convergen en una sola.

La fórmula es tan sencilla como hacernos la pregunta ¿qué necesidades tiene una empresa que empieza? ¿con qué dificultades puede encontrarse? Y en base a las respuestas podemos establecer un simple baremos de lo que nos gustaría encontrar en una póliza de este tipo. De esta forma, y a modo generalizado, en un seguro para start-ups o emprendedores deberíamos encontrar las siguientes coberturas:

  • Cobertura RC por incumplimiento de la LOPD. Sabemos que la Agencia de Protección de Datos puede amargarte la existencia si incumples la estricta Ley de Protección de Datos, de hecho las sanciones por incumplimiento de la LOPD pueden ir de los 900 euros por infracciones leves hasta los 600.000 euros por las muy graves; un seguro de este tipo puede cubrir importes que van de los 100.000 a los 200.000 euros y cubre las reclamaciones hechas por terceras personas.
  • Cobertura de sanciones por incumplimiento de la LOPD. Si, por incumplimiento involuntario de la Ley de Protección de Datos, la AGPD te impusiera una sanción, la póliza del seguro te puede llegar a indemnizar hasta con 60.000 euros.
  • Cobertura RC (Responsabilidad Civil) especial para start-ups, que comprende RC General (reclamaciones por daños causados a un tercero ocurridos durante el desarrollo de tu actividad, como por errores o fallos en los productos que comercializas), RC de producto (reclamaciones por daños causados a una tercera persona, sea por error o defecto en uno de los productos o servicios que comercializas) y RC civil profesional (¿sabías que tus clientes pueden llevarte a juicio o exigir una indemnización en caso de mal asesoramiento? este tipo de pólizas te indemnizan por ello).
  • Cobertura RC por ataques informáticos. Hoy en día el ordenador es una herramienta insustituible en todo negocio, esta cobertura cubre las reclamaciones que puedan derivarse por infección de virus y malware, incluso aunque tengas un antivirus actualizado.

Montar una empresa no es tarea fácil, y por mucho que a los políticos se les llene la boca con la palabra “emprendedor” debes saber que ni internet es la panacea mundial a los problemas económicos del país ni que ser autónomo es tan fácil como te lo pintan. Analiza bien tu situación, estudia el nicho al que te quieres dirigir, estudia bien las necesidades del sector y si lo ves claro lánzate, eso sí, bien asesorado y con unas mínimas garantías. Nadie te va a regalar nada, al contrario, ahí está el Estado para ponerte todas las dificultades posibles gracias a la burocracia que envuelve a la creación de toda empresa.

Etiquetado con: , , , , , ,
Publicado en: Seguros profesionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Aseguradoras online